Brutal agresión en A Cañiza con dos heridos muy graves

El vecino colindante con la finca de las víctimas, padre e hija, las atacó con una desbrozadora  

Las dos víctimas, padre e hija (ambos con gafas), con otros familiares.
Las dos víctimas, padre e hija (ambos con gafas), con otros familiares.
Brutal agresión en A Cañiza con dos heridos muy graves

 El terrible suceso tenía lugar ayer sobre las once y media de la mañana en el lugar de Guindeiras, parroquia de As Achas, en el municipio de A Cañiza.
      El agresor, José Luís V.A., de 51 años, residente en Vigo y con segunda vivienda en el lugar de los hechos, blandiendo una desbrozadora con disco de diamante, se dirigió a la finca colindante de sus vecinos a los que cogió desprevenidos con los preparativos de una fiesta familiar.  

Los restos dejados por la ambulancia en el lugar del suceso.

Los restos dejados por la ambulancia en el lugar del suceso.

La casa de los dos agredidos en A Cañiza

La casa de los dos agredidos en A Cañiza


     Sin mediar palabra se abalanzó contra su vecino, Carlos Álvarez Estévez al que persiguió durante unos 100 metros antes de agredirle brutalmente con la desbrozadora infringiéndole heridas en la cabeza. También segundos antes, la hija de la víctima, Yessica Álvarez, de 22 años, quiso impedir la agresión a su padre pero el atacante le seccionó dos dedos de una mano y le produjo heridas en el rostro.        
       Una vez reducido por otra persona que se encontraba en el lugar de los hechos, fue detenido por la Guardia Civil y conducido al Cuartel de la Benemérita en A Cañiza. Y una vez practicadas las diligencias previas, comparecerá ante los juzgados de Ponteareas. 
     Los heridos fueron evacuados de urgencia hacia centros hospitalarios de Vigo. Carlos Álvarez  ingresó en el Álvaro Cunqueiro y se encuentra en la UCI con pronóstico reservado. Su hija Yessica, fue trasladada a Povisa donde fue ingresada con heridas de pronóstico grave.
      Cuando se desencadenó la agresión, las victimas con otros familiares, se encontraban en la finca preparando una pequeña fiesta de graduación para celebrar la licenciatura en Derecho de Yessica. Son personas muy conocidas en Cañiza propietarios de una pescadería en la Plaza de Abastos.  
    Entre victimas y agresor, según informaban a este diario varios vecinos de Guindeiras, las rencillas venían de antiguo y eran constantes. De hecho había denuncias por el derecho de paso de un camino,  por unos lindes y unos caballos. Todo el mundo se temía que "as cousas non ían terminar ben", pero nacie en el lugar de Guindeiras se imaginaba que de forma tan trágica y terrible como pasó ayer.
    Al lugar de los hechos se desplazaron dos patrullas de la Guardia Civil de A Cañiza y Salvaterra, Policía judicial, un heicóptero medicalizado, servicios sanitarios y varias ambulancias.