VAL MIÑOR

Los bomberos del GES miñorano incrementan salario y plantilla

Alcaldes y sindicatos rubricaron el el convenio que tras los preceptivos informes irá a pleno

Momento de la firma del acuerdo entre los alcaldes y los sindicatos.
Momento de la firma del acuerdo entre los alcaldes y los sindicatos.
Los bomberos del GES miñorano incrementan salario y plantilla

n n n  Mancomunidad miñorana y los sindicatos que representan al Grupo de Emergencias Supramunicipal (GES del Val Miñor) suscribieron este viernes el primer  convenio en  que regulará las condiciones laborales  de este colectivo. El acuerdo llegó tras dos meses de tensas negociaciones en las que ambas partes han tenido que limar asperezas y ceder para aproximar posturas. "No es todo lo que pedíamos pero es normal en una negociación que ambas partes tengan que ceder y eso es lo que ha ocurrido en este caso", señaló Rosi Pereira, portavoz de los trabajadores por el sindicato CIG. La representante sindical destacó sobre todo" la buena disposición" tanto del presidente de la mancomunidad y alcalde de Baiona, Ángel Rodal como la de los otros dos alcaldes, Juan Gonzalez (Nigrán) y Paco Ferreira (Gondomar) fue “bastante buena y se consiguió bastante de lo que pedíamos”, destacó la portavoz sindical. 
La CIG presentó una propuesta de aumento de 150.000 euros anuales en el presupuesto comarcal para hacer frente a la mejora salarial y a la contratación de seis efectivos más en un plazo de tres años, sumados a los doce existentes, para cubrir las jornadas de forma eficaz y dejar atrás los turnos con un solo agente.
Entre los logros conseguidos cita, como más importante, el incremento de la plantilla en un 50% con la incorporación de seis efectivos en un plazo de tres años y un incremento salarial de 850 a  1200 euros (1500 brutos) en un plazo de dos años. “No ha sido en un año como pretendíamos pero es un avance importante y se consiguió,  además, solucionar el problema que teníamos con la ropa". 

Acuerdo histórico
La portavoz sindical destacó que la negociación no fue fácil y que se quedan cosas en el tintero, pero finalmente decidieron que es mejor "aceptar lo que nos ofrecen y solucionar las cosas cuanto antes porque los trabajadores estábamos en una situación muy precaria y  a veces vale más pájaro en mano que ciento volando. 
Se trata de un acuerdo histórico para este colectivo de trabajadores después de más de 15 años intentando que se regularan sus prestaciones laborales mediante un convenio. En la mesa quedaron aspectos menos importantes pero lo importante es tener un convenio porque hasta ahora no lo había y a partir de ahí ya se intentarán negociar avances que han quedado en el tintero. "Queríamos que la subida salarial se hiciera en un año y que el incremento de plantilla fuera efectivo ya en 2018 pero para los ayuntamientos no era viable el considerable incremento de dinero. 
El alcalde de Baiona, Ángel Rodal, explicó que tras dos meses de negociaciones es un buen logro para mejorar las condiciones del servicio. "De las cuatro cosas que pidieron este año han conseguido tres", indicó. 

Un primer paso
El alcalde de Gondomar, Paco Ferreira, que asume la presidencia del ente mancomunado el próximo lunes  mostró su satisfacción por el resultado de las negociaciones llevadas a cabo por los tres concellos y los sindicatos y recuerda que  "es  un borrador de convenio, que es mucho y que ahora queda aprobarlo y someterlo a los preceptivos informes técnicos". 
Ferreira expresó su compromiso firme  de  "continuar sin demora con la aprobación definitiva del convenio en el pleno de la Mancomunidad,  una vez  cuente con los preceptivos informes de intervención y jurídico por parte de interventora y secretaría de la Mancomunidad. Explicó además, que en el caso de Gondomar se solicitarán informes de la Intervención Municipal y de la Secretaría Jurídica así como a la Subdelegación del Gobierno en Pontevedra y a la Xunta 
Las mejoras introducidas en el convenio  negociado con los sindicatos supondrán 100.000 euros más de gasto a los tres municipios mancomunados  distribuidos en función del número de habitantes. El resto corresponde a Xunta y Diputación, que se hacen cargo del 80% de la financiación del servicio en los municipios de menos de 20.000 habitantes.   n