VAL MIÑOR

La Arribada da esquinazo a la lluvia en Baiona

La fiesta, declarada de Interés Turístico Internacional, mantuvo la programación prevista y atrajo una vez más a  miles de visitantes

Miles de visitantes se dieron cita ayer en Baiona para la celebración de la Festa da Arribada a pesar de la lluvia intermitente, presente todo el día.
Miles de visitantes se dieron cita ayer en Baiona para la celebración de la Festa da Arribada a pesar de la lluvia intermitente, presente todo el día.
La Arribada da esquinazo a la lluvia en Baiona

 Animales exóticos y de granja, puestos de gastronomía y talleres de artesanos, caballeros, damas, posaderos y bufones trasladan Baiona a 1493 este fin de semana. En el puerto, permanece anclada la réplica de La Pinta, como recuerdo perenne de la llegada de la carabela, capitaneada por Martín Alonso Pinzón, con la noticia del descubrimiento de América por Cristóbal Colón hace 525 años. Fue el primer lugar en conocer la buena nueva, algo que se conmemora cada año en una fiesta declarada de Interés Turístico Internacional. Ayer, el día grande, la previsión meteorológica anunció lluvia y condiciones adversas, sin embargo la programación se mantuvo y el tiempo dio varias treguas a lo largo de la jornada.
A las diez, los cañones de la fortaleza anunciaron la apertura del mercado, con más de 200 puestos distribuidos por el corazón de la villa. Dos horas más tarde, de la entrada del Parador salió el gran desfile de época, presidido por el alcalde de Baiona, Ángel Rodal, que finalizó en la Praza do Rexemento con la animación de un grupo de arlequines y percusionistas.
Uno de los puntos que reunió mayor afluencia de público fue la playa de Ribeira, donde el grupo Aguias de Valporquero ofrecieron una exhibición de cetrería a pie y a caballo. En las inmediaciones, en el Parque da Palma, la Sala Viguesa de Esgrima Antiga ofreció distintas demostraciones de duelos con espada, así como de artes marciales históricas que se practicaban en Europa. El torneo medieval, con los especialistas de Hípica Celta o representaciones teatrales recreando la arribada del descubrimiento, con Avelino Sierra y bajo la dirección de Mónica Sueiro completaron el cartel. Artesanos de todo tipo mostraron sus oficios al público: curtidores, herreros, tallistas, canteros o pintores comparten espacio con los juegos populares y la oferta gastronómica. Puestos ambulantes y establecimientos habituales cocinaron recetas tradicionales de empanada, tortilla, pan con chorizo, pero también mucha repostería: tarta de queso, de la abuela, leche frita. Toda una variedad para abastecer a los viandantes durante todo el día, concretamente hasta cerca de la medianoche, en que volvieron a sonar los disparos para indicar el cierre del mercado. Entre los asistentes, tanto visitantes como lugareños, dominaron los vestidos de época, enriqueciendo el ambiente de fiesta. Hoy será el último día de La Arribada y para esta ocasión, las previsiones indican menos probabilidades de lluvia.