CONDADO/LOURIÑA

Los acusados del 'crimen del congelador' asumen su culpa

Tras confesar, Fiscalía y defensas optan por prescindir de gran parte de declaraciones

José Antonio Frutos Ayala, autor confeso de matar a Jesús Isasis y ocultarlo en un congelador.
José Antonio Frutos Ayala, autor confeso de matar a Jesús Isasis y ocultarlo en un congelador.
Los acusados del 'crimen del congelador' asumen su culpa

n n n  El primer día del juicio que se celebra desde ayer en la Audiencia de Pontevedra por el conocido como 'crimen del congelador' perpetrado en marzo de 2014 en Ponteareas, José Antonio Frutos Ayala -acusado de asesinato-, confesaba ser autor de la muerte de José Jesús Isasis González, un empresario de nacioinalidad venezonala con quien tenía amistad. Una confesión que es fruto de un acuerdo alcanzado con la Fiscalía para reconocer en la vista oral su culpabilidad. Pacto que prevé una rebaja de su petición de condena de dieciséis años de cárcel por parte del Ministerio Fiscal.
     Al mismo acuerdo llegaba también el otro acusado, David Pumares Abal, empresario de Ponteareas, para el que la Fiscalía pedía inicialmente dos años de prisión como supuesto encubridor del crimen al haber facilitado la huída del primero.
      De todos modos, a pesar de la declaración de culpabilidad, el juicio ha tenido que celebrarse ya que al ser el tribunal con jurado popular la ley impide firmar acuerdos de conformidad que eviten la celebración de la vista, siendo obligatorio que se lleve a cabo en los casos en los que los acusados se enfrentan a una pena superior a seis años.
     En el transcurso de la vista oral de ayer, a preguntas del fiscal Juan Sagredo, el acusado, Frutos Ayala reconocía que el 22 de marzo de 2014 "mató y descuartizó" a Isasis González, un empresario de Nigrán con quien mantenía relación de amistad. Y que lo hizo  tras salir de fiesta juntos y regresar al domicilio del primero. Entonces, fue cuando ambos se enzarzaron en una discusión y lo mató -aunque matizó-, que el asunto comenzó porque "le dio un empujón, él se cayó y se golpeó la cabeza con el borde de la cama". Y tras ese primer golpe -Ayala reconoció-, que le dio varios más, aunque sin indicar con qué objeto y explicando que lo hizo para que no sufriese, "porque para mí ya estaba muerto", señalaba (sin hacer mención a que le hubiese puesto una almohada en la cara y apretado con fuerza para impedirle respirar, como sostenía la acusación).
    También el autor confeso de la muerte de Isasis explicaba que posteriormente había ocultado el cadáver en una habitación de su casa -un piso que tenía alquilado en Ponteareas-, y que cortó y desmembró el cuerpo oculatándolo en un congelador, cerrándolo con una cadena y un candado en el lugar en el que permaneció durante tres meses. E igualmetne reconocía que confesó el crimen a David Pumares, quien, a su vez le había prestado un vehículo para que pudiera huir a Portugal. Finalmente, el autor confeso del crimen, sobre el que pesaba una orden de detención internacional, decidió regresar y entregarse a la Guardia Civil.
    La vista oral de este juicio que se celebra en la sección cuarta de la Audiencia de Pontevedra, está previsto que se reanude hoy martes, con la declaración de los testigos, forenses y peritos, aunque para no complicar el procedimiento, tras la confesión de ambos acusados, la Fiscalía y las defensas han optado por renunciar a la mayor parte de las declaraciones programadas.n